“La ciencia y la tecnología deben ser objetos de la intervención del estado”

por Emanuel Lorenzoni-Macchi

Hurtado en San Luis

Diego Hurtado (Foto: Carlos Albisu)

La frase del título le pertenece a Diego Hurtado y agrega, “Tenemos poco dinero para invertir y necesitamos que ese dinero rápidamente desemboque en utilidad económica y social”. Hurtado toma a estas dos ideas como premisas de las conferencias que brindó en el ciclo de charlas de divulgación “¿Tecnología para quién?” organizadas por el Conicet y la cátedra de Periodismo Científico de la Universidad Nacional de San Luis (UNSL) los días 25 y 26 de septiembre en la UNSL. Hurtado es Dr. en Física y Secretario de Innovación y Transferencia de Tecnología Universidad Nacional de San Martín (UNSAM). Las conferencias, una para docentes, científicos y becarios  y la otra para estudiantes del nivel medio, dejaron en claro dos cosas: Hurtado es un apasionado por estos temas y además transmite esa pasión y genera polémica. La charla del Jueves 25 de setiembre titulada “Conocimiento Útil , políticas tecnológicas y dependencia económica en Argentina (1945-2010)” recorrió la historia de las ciencias en Argentina bajo un análisis de tipo político, cultural y económico.

 “El Conocimiento “Útil” depende mucho del contexto, pero básicamente consiste en consensuar cuáles son los problemas más importantes y en función de eso orientar las capacidades a la resolución de esos problemas” expresa Hurtado y agrega que desde mediados del siglo XX al 2003 se siguió un modelo impuesto desde los estados centrales, (Inglaterra, Alemania, EEUU), que alentaba el liberalismo científico en donde la libertad de investigar, motivada por la vocación y el autocontrol de los científicos eran la base de la labor científica, era una política científica. Mientras tanto los países del primer mundo, pioneros en el avance científico, centralizaban y regulaban con fuerte intervención Estatal,  la actividad científica y convierten a la ciencia y la tecnología en motores de su economía, por ello sostiene que “la ciencia y la tecnología deben ser objetos de la intervención del estado como cualquier otra actividad social, política y económica” y que la actividad científica financiada por el estado pero sin regulación en cuanto a líneas prioritarias de investigación no podrán proveer lo que la sociedad necesita.

Para Hurtado, el país debe pensarse desde una ciencia vinculada al sector industrial. “Si pensamos en un proyecto de país industrial, empezamos a pensar en la necesidad de agregar valor a la economía, a entender cuál es el rol de la ciencia y la tecnología en términos económicos y empezamos a hablar sin vergüenza  de una necesidad de producir conocimiento útil.” Hurtado considera que la palabra “útil” todavía da vergüenza o es una mala palabra. Desde el liberalismo científico se ha alentado la idea que los científicos motivados por su vocación avanzan en la ciencia y eso en algún momento tarde o temprano todo esto derramará sobre la sociedad, la industria. Hurtado se muestra enfático cuando dice “No! no es tarde o temprano, tiene que ser temprano, y eso lo saben los países avanzados”

Hurtado insiste en varias oportunidades sobre la importancia de la regulación y la planificación estatal, aunque admite que no es fácil,  “Dejame ponerme del lado de un científico, que trabaja hace muchos años en una línea de desarrollo, y que de pronto uno viene y le dice – A ver, necesitamos tal tipo de investigación-, así no vas a convencer a nadie” explica Hurtado que agrega que se requieren políticas públicas para generar este tipo de conocimiento útil, generando incentivos desde el Ministerio de Ciencia, proponer como línea estratégica el desarrollo de ciertas líneas de investigación, “se financia de manera interesante, una zanahoria uno podría decir, pero una zanahoria legitima, para que los científicos que puedan involucrarse en este tipo de área se interesen. Se trata de involucrar a cierto sector empresarial, vincular a este grupo de científicos y tecnólogos con empresarios y ver si de esta articulación surge la posibilidad de avanzar en proyectos concretos”.

Para Diego Hurtado es inevitable tomar como ejemplo de este tipo de políticas el proyecto Arsat, que concretó la construcción de un satélite de telecomunicaciones de fabricación en el país, con tecnologías y logística mixta.  Suma al debate que el polo tecnológico  de Tierra del Fuego “hoy es un sitio de ensamble e importación de componentes. Una política industrial diría, aquí necesitamos que esos componentes que hoy importamos, entre otras cosas para ir bajando los costos, para dejar de comprar en el exterior e ir cerrando esta sangría de divisas, necesitaríamos que nuestras universidades, nuestros laboratorios se involucraran en desarrollar el tipo de electrónica que pueda ir sustituyendo importaciones”

Pensar en desarrollar tecnologías propias que ayuden a suplantar importaciones, y además lanzarse al mercado internacional generando mayores ingresos de divisas al país, es uno de los objetivos principales de esta política. En este sentido la implementación de planes de incentivos para desarrollar áreas prioritarias y potenciar  los recursos humanos son los ejes principales de esta política para Diego Hurtado.

A pesar de que el país tiene muy buenas universidades, muy buen nivel producción de recursos humanos, durante un largo periodo de tiempo muchos científicos migraron ante la falta de oportunidades y una exclusión socio económica de la ciencia de los focos de interés, y es por ello que Hurtado considera que a la Argentina le faltan ingenieros y doctores en ingeniería. Dice, “la Argentina llego a ser el país de Latinoamérica que tenia la comunidad científica más grande en el exterior, eso habla de un país que fue capaz de producir buenos científicos que son demandados en el exterior,  y la paradoja es que lo costoso para un país pobre es formar científicos y que en el último eslabón que es retenerlos los pierde, y se da la situación de que un país pobre está sosteniendo con sus científicos las capacidades científicas y económicas de los países ricos, eso se empezó a revertir”

Diego Hurtado afirma que la generación de conocimiento científico es indispensable para el avance económico y social y el desarrollo de los complejos de Ciencia y Técnica, con la planificación del estado, está estrechamente vinculado al progreso de un país. Sostiene además que en la última década se han impulsado programas tecnológicos en casi todos los ministerios del Gobierno Nacional, por ejemplo el Plan Nuclear, Plan Aeroespacial, Plan de Telecomunicaciones, Televisión Digital Terrestre, Planes para el Agro a través del INTA, para la industria con el INTI, entre otros, como parte de un plan de políticas públicas destinadas a revertir la situación de la ciencia que se vivió en los últimos 60 años.

 INFORMACIÓN RELACIONADA

Escuchá el audio de la charla de Diego Hurtado y la entrevista que le realizara durante su estadía en San Luis

Políticas tecnológicas y dependencia económica en Argentina (1945-2010)

10665119_1476558565960218_1384602320710643961_nEste Jueves 25 de septiembre a las 18 hs. en el Salón del Instituto de Matemática Aplicada – San Luis – Av. Italia N° 1556 se llevará a cabo el segundo encuentro de charlas, Tecnología para quién, a cargo del Dr. Diego Hurtado, su charla “Conocimiento Útil , políticas tecnológicas y dependencia económica en Argentina (1945-2010)”  tiene por objeto poner en discusión la compleja trama de tipo histórico, política y económica en la que se desarrolló la ciencia en Argentina. Las tensiones entre los distintos actores, Estado, privados, obreros, industriales, comercio externo. Hurtado propone un abordaje necesaria desde una matriz histórica sobre la que se discuten política, economía y proyectos de país a lo largo de más de 60 años de historia Argentina.

La entrada a la charla es libre y gratuita. Confirmación previa a info@sanluis-conicet.gob.ar

Quién es Diego Hurtado

Doctor en Física por la UBA. Profesor titular de Historia de la Ciencia y director del Centro de Estudios de Historia de la Ciencia y la Técnica en la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM). Desde 2009 secretario de Innovación y Transferencia de Tecnología en esta misma universidad. Es profesor en posgrados de las Universidades Nacionales de Río Negro y Córdoba y en el Instituto del Servicio Exterior de la Nación de la Argentina. Es autor de más de 70 artículos en revistas especializadas nacionales e internacionales. Es autor del libro La ciencia argentina. Un proyecto inconcluso (1930-2000)[2010] y El sueño de la Argentina atómica. Política, tecnología nuclear y desarrollo nacional (1945-2006) [2014]. Es miembro del Directorio de la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación

Tecnologías para qué, tecnologías ¿para quién?

Por Antonio Mangione y Carlos Albisu

_______________________________________________________

Pablo Kreimer (Foto C. Albisu)

Pablo Kreimer (Foto C. Albisu)

“Pasar de un paper, a algo que aborde un problema social, eso es industrializar el conocimiento científico.”

Con estas palabras Pablo Kreimer nos orienta a pensar para quién hacemos ciencia y tecnología. Sus palabras se dieron en el marco del Ciclo de Charlas Tecnología para Quién, organizado por el CCT CONICET San Luis, la Universidad Nacional de San Luis y el Taller de Periodismo Científico de la Facultad de Ciencias Humanas. Pablo Kreimer, es sociólogo de las ciencias, y expuso en San Luis el pasado 31 de julio, sobre: “Las agendas de investigación en ciencias en América Latina frente la globalización desigual.”

El Ciclo tiene por objeto crear un espacio de debate sobre distintos aspectos que tienen que ver con la generación de conocimiento científico y su aplicación tecnológica para interpelarnos sobre la pregunta que le dá título al ciclo, Para quién es la tecnología que desarrollamos en Argentina.

En su presentación Kreimer propone abordar dos tipos de tensiones: una la que se dá entre los desarrollos y la investigación  local y la global; por otro, entre la visibilidad internacional de la ciencia y los usos sociales del conocimiento.

Durante su charla (acceder al audio), se exponen las relaciones de cooperación internacional entre América Latina y Europa, como muestra de las nuevas tendencias y sus consecuencias. Luego Kreimer presenta las diferentes etapas en la internacionalización de la ciencia latinoamericana, poniendo énfasis en la última, correspondiente a la nueva división internacional del trabajo científico.
Finalmente, aborda las consecuencias de este esquema para un aprovechamiento social de los conocimientos generados localmente.

La charla contó con casi un centenar de asistentes,  becarios, investigadores, autoridades, estudiantes, docentes de nivel medio y universitario.

Te invitamos a acceder a Tecnología para Quién en Facebook para compartir imágenes y algunas de las ideas expuestas por Pablo Kreimer durante su visita a San Luis.

Agendá la próxima charla del Ciclo Tecnología para quién, a cargo del Dr. Diego Hurtado: “Conocimiento Útil , políticas económicas y dependencia económica en Argentina (1945-2010)” este Jueves 25 de septiembre a las 18 hs. en el Salón del Instituto de Matemática Aplicada – San Luis – Av. Italia N° 1556. La entrada libre y gratuita. Confirmación previa a info@sanluis-conicet.gob.ar

Las agendas de investigación en América Latina frente a la globalización desigual

afiche“Las agendas de investigación en América Latina frente a la globalización desigual” es el titulo de la primera charla que Pablo Kreimer brindará en San Luis el día  Jueves 31 de Julio de 2014 a las 18 horas en el Instituto de Matemática Aplicada – CCT CONICET UNSL. Al día siguiente en el Auditorio Mauricio López de la Universidad Nacional de San Luis Kreimer dará una segunda charla pero para estudiantes del nivel medio.

Su primera presentación se dirige a comprender dos tipos de tensiones: por un lado, entre lo local y lo global; por otro, entre la visibilidad internacional de la ciencia y los usos sociales del conocimiento. La charla se divide en 3 partes:

En la primera se muestran las relaciones de cooperación internacional entre América Latina y Europa, como muestra de las nuevas tendencias y sus consecuencias. En la segunda se presentan las diferentes etapas en la internacionalización de la ciencia latinoamericana, poniendo énfasis en la última, correspondiente a la nueva división internacional del trabajo científico.
En la última se abordan las consecuencias de este esquema para un aprovechamiento social de los conocimientos generados localmente.

Esta charla está dirigida a científicos, docentes y docentes universitarios y profesionales afines.

Al día siguiente Viernes 1 de Agosto a las 10 horas, Kreimer hablará para estudiantes del nivel medio en el Auditorio Mauricio Lópes de la UNSL. El título de esa ponencia sera:

“Problemas sociales/problemas científicos: la ciencia para atender cuestiones sociales; su papel en la definición de problemas públicos”

Esta presentación tiene como punto de partida la concepción lineal producción-uso” de conocimientos, la cual fue sustituida más tarde por la noción más  moderna de “relevancia” y asi se fue creando una serie de “ficciones” en torno al tema. En esta charla se abordan las formas en que se ha idealizado el uso social del conocimiento, los mitos de relevancia, el conocimiento científico como “política para problemas sociales” y finalmente se presenta el ejemplo “La enfermedad de Chagas” como problema social y problema científico.

¿Quién es Pablo Kreimer?

Post-Doctorado en el IRD de Francia, Unidad “Savoirs et Développement”. Doctor en “Science, Technologie et Société”, “Centre STS”, Conservatoire National des Arts et Métiers, París. Profesor Titular de la Maestría Ciencia, Tecnología y Sociedad desde 1996 y Profesor Titular grado “A” (máxima categoría) e Investigador desde 1994, ambos cargos en la Universidad Nacional de Quilmes. Es Investigador del CONICET, categoría Principal. Carrera del Investigador Científico. Se desempeña como Director del Centro de “Ciencia, Tecnología y Sociedad”, Universidad Maimónides (Bs. As) desde marzo de 2011. Es Investigador, máxima categoría (I) del Programa de Incentivos a Docentes-Investigadores. Desde 2005 es Director de la colección “Ciencia, tecnología y sociedad”, Universidad Nacional de Quilmes. Es autor de 13 libros publicados, más de 40 artículos artículos en revistas internacionales con referato.

La entrada es libre y gratuita. (inscribirse previamente en info@sanluis-conicet.gob.ar o luciabarandalla@gmail.com

 

Ciclo de Charlas – Tecnología para quién?


Estimados y estimadas. Se viene ahora, ya llega un ciclo de charlas titulado “Tecnología para quién”, organizadas por CCT CONICETImagen-Ciclo-Tecnología-para-quién Universidad Nacional de San Luis y el Taller de Periodismo Científico del Departamento de Comunicación de la FCH de la UNSL y con el auspicio y financiamiento de VocAR (Programa de Promoción de Vocaciones Científica del CONICET)

¡Por qué organizamos este ciclo?
Las tecnologías han modificado radicalmente no sólo la cotidianeidad de nuestras vidas, sino también la forma de interpretar esa cotidianeidad. Una visión más amplia nos pone en situación de discutir el papel de las tecnologías en términos de construcción de un Estado soberano con capacidad de tomar decisiones soberanas sobre su presente en vista de pensar en el futuro.
Las preguntas que emergen son entonces ¿qué necesita un Estado, que necesita un país, para alcanzar soberanía energética, alimentaria, optimizar el uso de bienes compartidos (recursos naturales)? y ¿qué papel juega la tecnología? La respuesta no es única. Se necesitan desde científico y tecnólogos involucrados en agendas de I+D, hasta un Estado inversor. En el medio la participación de distintos actores, agencias gubernamentales, universidades y empresarios comprometidos con estos propósitos. Así generar valor agregado, mejorar los procesos de producción y sustituir importaciones, se constituye en objetivos claves. Al mismo tiempo debe velarse por mejorar calidad de vida y considerar, debatir y evitar el costo y el deterioro del entramado social y del ambiente.
¿Cómo se desarrolla el ciclo?
El ciclo se divide en tres ejes. En cada eje un conferencista expondrá sobre un tema (ver afiche). Una charla, las de los jueves va dirigida a periodistas, afiche ciclocientíficos, desarrolladores, ingenieros, industriales , ONGs, organizaciones sociales, docentes de todos los niveles, estudiantes universitarios. Las charlas de los viernes, están dirigidas a estudiantes de los últimos años del nivel medio.El ciclo pone en debate las concepciones sobre el desarrollo tecnológico, la soberanía de los paises como Argentina e invita a replantearse críticamente pasado, presente y futuro de la tecnología en nuestro país.
El primer grupo de charlas están a cargo de Pablo Kreimer (ver curriculum más abajo) quien expondrá sobre el tema  “Conocimiento social y utilidad social”. Los encuentros con Pablo Kreimer se llevarán adelante los días Jueves 31 de Julio (18 horas) y 1 de Agosto de 2014 (10 horas).
El segundo grupo de charlas estarán a cargo de Anabel Marín (ver CV más abajo)Afiche-2---Charlas-Jornada-Viernes y versará sobre el tema “Soberanía y desarrollo” y tendrán lugar los días Jueves 4 (18 horas) y Viernes 5 de Setiembre del 2014 (10 horas).
Finalmente el tercer grupo de charlas estarán a cargo de Diego Hurtado de Mendoza (ver CV más abajo) y abordará el tema  “Revisión histórico-crítica de la tecnología en Argentina” . Los encuentros tendrán lugar los días 25 (18 horas) y 26 de Setiembre (10 horas).Desde el Taller de Periodismo Científico estaremos además generando información, noticias, entrevistas, audios y videos de cada uno de los eventos de manera de compartir y ampliar el alcance del ciclo, con la idea de involucrar en el debate a la mayor cantidad de gente posible.
Te esperamos!Saludos cordiales Antonio Mangione – Profesor Responsable Taller de Periodismo Científico
Curricula Vitae de los Expositores

Pablo Rafael KREIMER

Post-Doctorado en el IRD de Francia, Unidad “Savoirs et Développement”. Doctor en “Science, Technologie et Société”, “Centre STS”, Conservatoire National des Arts et Métiers, París. Profesor Titular de la Maestría Ciencia, Tecnología y Sociedad desde 1996 y Profesor Titular grado “A” (máxima categoría) e Investigador desde 1994, ambos cargos en la Universidad Nacional de Quilmes. Es Investigador del CONICET, categoría Principal. Carrera del Investigador Científico. Se desempeña como Director del Centro de “Ciencia, Tecnología y Sociedad”, Universidad Maimónides (Bs. As) desde marzo de 2011. Es Investigador, máxima categoría (I) del Programa de Incentivos a Docentes-Investigadores. Desde 2005 es Director de la colección “Ciencia, tecnología y sociedad”, Universidad Nacional de Quilmes. Es autor de 13 libros publicados, más de 40 artículos artículos en revistas internacionales con referato.

Diego HURTADO

Es Doctor en Física por la UBA. Profesor titular de Historia de la Ciencia y director del Centro de Estudios de Historia de la Ciencia y la Técnica en la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM). Desde 2009 secretario de Innovación y Transferencia de Tecnología en esta misma universidad. Es profesor en posgrados de las Universidades Nacionales de Río Negro y Córdoba y en el Instituto del Servicio Exterior de la Nación de la Argentina. Es autor de más de 70 artículos en revistas especializadas nacionales e internacionales. Es autor del libro La ciencia argentina. Un proyecto inconcluso (1930-2000) [2010] y El sueño de la Argentina atómica. Política, tecnología nuclear y desarrollo nacional (1945-2006) [2014]. Es miembro del Directorio de la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación.

Anabel MARIN

Es doctora en Estudios de Política Científica y Tecnológica University of Sussex. Investigadora del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas CONICET. Es profesora en la Maestría de Estudios Organizacionales de la Universidad de San Andrés, en la Maestría en Economía de la Universidad de Buenos Aires y en la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Mar del Plata. Experiencia en docencia desde 1994, tanto en instituciones argentinas como internacionales.

Andrés Carrasco. Cuestionar es la tarea.

 

Por Antonio Mangione

____________________________________________________

Falleció AndréFotografía de Andrés Carrascos Carrasco. Luchador y militante. Sin lugar a dudas un militante. Fue además Presidente de CONICET e Investigador Principal de ese organismo. Se dedicaba a la embriología molecular y a la biología del desarrollo.

Puso en discusión, a partir de sus investigaciones sobre los efectos teratogénicos del glifosato en embriones de anfibios, las alteraciones que este compuesto puede producir durante el desarrollo embrionario en otros vertebrados.  Sus denuncias al modelo agroquímico actual de explotación agrícola generaron la respuesta violenta e interesada de empresas y de una parte de la comunidad científica argentina, en paticular de sus autoridades, principalmente la de Lino Barañao, Ministro de Ciencia y Tecnología. Este último no se privó de descalificarlo en varias oportunidades y una parte del sistema científico claramente no dudó en perseguirlo y censurarlo.

Carrasco era una rareza dentro del ambiente científico. Abierto, directo, sin tapujos, frontal, honesto. Sabía claramente que la ciencia construye poder, que ese poder no está en manos de todos. Su lucha era en el fondo precisamente esa, distribuir el poder. Cuestionarlo. Cuestionar a los científicos y su forma de ejercer y controlar el poder que les confiere la actividad científica.

Estuvo al lado y en forma activa de diversas organizaciones sociales que luchan por recuperar su tierra, por mejorar su calidad de vida. Caminó un trayecto difícil para los científicos, ponerse en riego su capital real y sobre todo su capital simbólico.

Andrés Carrasco en San Luis

Andrés Carrasco en San Luis

Generoso, dispuesto y abierto, dio múltiples entrevistas a nuestro programa La Búsqueda, nos acompañó aquí en San Luis y en Villa Mercedes durante el 2010.  En esta misma página se pueden escuchar los audios de todas las entrevistas que le realizamos. La profundidad de sus declaraciones lo punzante de sus implicancias, definen a Carrasco.

En abril de 2009 Andrés Carrasco, generó un punto de inflexión. Desde el 2009 los científicos argentinos no pueden desconocer que tienen otras responsabilidades como científicos. Carrasco lo mostró claramente.

 

Mujeres como aves, personas como cosas

por Marta Liceda*

_____________________________________________________

Foto: A. Mangione

Foto: A. Mangione

Para quien transita las rutas puntanas resultará cotidiano aquel cartel de señalización vial con la cigüeña que desde el pico transporta un paquete colgado. Pero el signo en cuestión más que anunciar lo que dice, dar la localización de la nueva maternidad provincial de acuerdo a la ubicación que tenga el cartel, pareciera ser promotor de un discurso ideológico y político particular.

Conforme a este discurso, la mujer es reemplazada por el pájaro en su rol de hembra reproductora, en tanto el niño por nacer va dentro del paquete colgado, como si se tratara de “algo”, de “alguna cosa”. Ahora bien, si en la ideología patriarcal el rol social de la mujer es reducido a su función exclusiva y natural en la reproducción, y por cierto, al cuidado posterior de la prole (el o los hijos), en su nueva versión la ideología se habría actualizado. Ahora negar a la mujer aún en aquello en lo que sería irreemplazable, no presenta dificultad. La imagen de la mujer se omite y se pone a otro ser vivo en su lugar. De otra especie animal, pero eso no es importante.

Ante la realidad que va creando tal discurso, no queda lugar para planteos ni reclamos sobre derechos que atañen a quien no existe porque no está siendo ni siquiera mencionada. Por eso pensar que el paquete colgando podría tratarse de un embarazo reciente o avanzado se hace complicado, más bien como se dijo, refiere a un niño próximo a nacer. Cuánto menos aún pensar en la atención hacia cualquiera de los otros problemas de salud que pudieran preocupar a la mujer, vinculado a temas que no tienen que ver directamente con el nacimiento de un hijo.

Por la lectura del signo en cuestión se deduce exacta precisión ideológica en el discurso, como en un juego de encastre: el pájaro que ocupa el lugar de la mujer y la niega no está solo, puesto que lo acompaña el fututo niño, pero no ya como un ser humano sino como una cosa. Es algo que va siendo transportado por alguien desde algún lugar, sin mayores vínculos. Así, sin un origen identificado, sin importancia del lugar ni del momento “llegan” los niños puntanos.

El discurso que sostiene la imagen icónica elegida para anunciar a la única maternidad y centro de salud para temas de mujeres en toda la provincia, sin duda alguna va dirigido a un conjunto de ciudadanos cuyo comportamiento es el de acríticos consumidores de lo que se les quiera vender. Se trata de un discurso ideológico que responde a una política de negación y maltrato, en tanto se aleja de otra de respeto y compromiso ciudadano.

Relatos en el hospital

“Pero para estas cosas nunca hay el tiempo” fue uno de los relatos que escuché por parte de una de las mujeres de la fila, mientras esperábamos para ser atendidas a medida que nos fuera llegando el turno para el análisis ginecológico de control anual; una mañana como cualquier otra de la semana, a las siete en punto en el Policlínico Regional. No era la primera vez que oía un comentario semejante, y tampoco sería la última. La falta de tiempo es la excusa común para esquivar a este tipo de análisis, pero oculta otras razones. Mandatos familiares y sociales machistas, pudores, vergüenzas, miedos, ignorancia, etc. Todo lo que rara vez se dice, pero con frecuencia dificulta la realización de controles preventivos, o bien, de detección temprana para evitar un mal mayor.

“Ahora, por lo menos, una puede planificar los hijos, antes no. Cuando nació el cuarto mío yo le pedí al doctor que me ligara las trompas, pero me dijo que no, porque yo recién tenía 29 y solamente cuatro hijos.” Contó otra a sus 59 años y 30 de maternidad. Es cierto que hubo cambios, tanto en el terreno científico como tecnológico, y también en ciertas ideas dominantes del colectivo social (hoy es frecuente ver a mujeres con más de 30 años y sin hijos, y ya nadie se horroriza). Sin embargo, haciendo alusión exclusiva al hecho de que todas podamos (por igual) ejercer nuestro derecho a decidir, libremente, sobre los hijos que queremos tener, las mujeres sanluiseñas estamos lejos todavía.

“Acá (en referencia al Policlínico) ya no quedó un solo ginecólogo, ni siquiera un obstetra para el control de embarazos. Hasta hace casi un año todavía se realizaban las colposcopias, pero desde que se inauguró la Maternidad, todo se hace allá. Antes, acá tomábamos las muestras necesarias de una sola vez y listo, sin que la paciente tuviera que dar vueltas de acá para allá.” Protestó por su parte, minutos después, la bioquímica de turno que estaba a cargo, cuando le pedí su opinión acerca de los cambios ocurridos en el Policlínico desde que se inauguró la nueva Maternidad “Dra. Teresita Baigorria” (“la Maternidad”) hace pocos meses, menos de un año.

En los 18 centros de salud de esta ciudad, solo tres tienen algún profesional especialista en ginecología (que no sea la (o el) obstetra). Y sólo en esos últimos casos se realiza el análisis de Papanicolaou (pap) para detectar enfermedades al margen del control de embarazo normal. Todos los otros análisis se realizan en la Maternidad, incluida la colposcopia que es el complemento obligado del pap. Por esta razón, la única que queda es trasladarse hasta Las Chacras, en el cruce de las rutas Camino del Portezuelo y la Provincial Nº 3. Cabe la reflexión surgida respecto de la ubicación elegida para lo que es el único centro de salud con capacidad de realizar una completa atención hacia la salud exclusivamente femenina. La historia se complica si se piensa en aquellas mujeres trabajadoras, de escasos recursos económicos, con poca disponibilidad de tiempo y demasiadas responsabilidades familiares.

El maltrato que se recibe respecto del servicio profesional brindado a esta especialidad dentro del tema la salud humana, se suma a otros malos tratos recibidos, también institucionales, como el de la policía (siempre reticente a tomar denuncias) o las serias complicaciones laborales con las que hay que lidiar a diario (con cargas horarias que imposibilitan la mantención del hogar o simplemente con burdas medidas discriminatorias), razón por la cual no suena descabellado hablar de violencia. Una atención médica negligente es otra de las formas que adquiere la violencia sistemática contra la mujer, ejercida desde las políticas públicas estatales.

* Licenciada en Comunicación Social – Fac. de Cs. Humanas – Universidad Nacional de San Luis